Monday, June 10, 2013

Los oscuros hábitos del caos
Artemisa Café
Israel Terrón Holtzeimer
Fondo Editorial Tierra Adentro, 2012

Federico es un hombre que jamás he tenido un objetivo en la vida, pasa de largo por las avenidas del desastre y el crimen, Diana, al contrario, es la sobreviviente de una desgracia, ha sido devorada literalmente por una ciudad en ruinas y desde la oscuridad ha resurgido como una ave fénix, incendiaria, pero sin alas. Humeante todavía, decide que todo debe arder, y Federico, por fin ha encontrado en ella un objetivo: su desgracia personal.
Artemisa Café arroja a dos personajes a recorrer los habituales pasillos del caos en un país que lleva un siglo cayéndose a pedazos y al que sólo le hacen falta unos cuantos empujones para terminar siendo un montón de polvo, esa es la fantasía que comparten Federico, Diana y ese grupo misterioso llamado Los Leopardos, sueñan con la venganza, el derrumbe, Federico, sólo busca que se extienda el vacío a su alrededor, que todos pierdan el alma en un instante, al menos, en eso anda hasta que encuentra a Diana, un ser sin nada, y cuyo vacío lo devora todo, un alma inquieta pero gris, una mujer entregada al aire, adicta a cruzar el vidrio de la droga y quedarse del otro lado, a pesar de lo tétrica y violenta que puede ser la novela, en ocasiones parece una especie de Alicia en el país de las pesadillas.
Los dos, juntos pero sin unirse nunca, no se enfrentan a nadie, más que a ellos mismos, un par de sombras difusas desde antes de conocerse, Diana regresó a casa de sus padres pero ya no fue la misma, Federico se unió a las fuerzas policíacas, su inteligencia lo fue elevando de cargo, pero él, indiferente al prestigio y al poder siguió en su búsqueda de la luminosa autodestrucción, consumiendo licor y tabaco al por mayor, sin temor a la muerte o al sufrimiento, entonces conoce a Diana, esa estrella de luz oscura, ese astro de masa negra que se inyecta galaxias en las venas para mantenerse alejada de este miserable mundo.
Alrededor de ellos el caos ha sufrido una variante, la Ciudad de México está en llamas, el gran cierre del desastre provocado por Los Leopardos y su misteriosa líder llamada Artemisa está a punto de culminar en los festejos del bicentenario, la misión de Federico es encontrar a dicha líder, tiene sus sospechas, cree que es Diana, pero cómo saberlo si ella se ha pasado los últimos días pegada a su encendedor quemando oscuridad, y diluyendo el fin del mundo en su cuchara plata.
Ellos dos, los herederos del caos pasan el tiempo recordando quiénes fueron, qué les hizo la vida, como el corazón se les fue endureciendo desde hace muchos años, contemplan el fin de la ciudad que fue el origen de este país abismado en su propia indiferencia.
Violenta y salpicada de un humor negro poco habitual, Artemisa Café es un viaje misántropico de alto nivel, sin nada de aprecio a lo que la sociedad ha decidido llamar vida, Diana y Federico son dos cuervos negros dispuestos al exterminio y al descenso, dos personajes que se preguntan ¿para qué lanzar fuegos pirotécnicos si tenemos bastante dinamita?

P.D.: Artemisa Café obtuvo el Premio Binacional de Novela Border of Words en 2012, el jurado estuvo integrado por Guadalupe Nettel, Julián Herbert y  Héctor Anaya.

Wednesday, February 20, 2013

Tenemos que hablar de Vicente
La fábrica de crimen. Sandra Rodríguez
Grupo Planeta, 2012
Tal vez pocos recuerdan uno de los crímenes más lamentables del 2004 sucedido en Ciudad Juárez, digo esto, porque pocos hablan de él, es probable que algunos hayan olvidado el nombre de su autor, y la mayoría ha de ignorar cómo acabó está historia, al menos la de su principal protagonista: Vicente León Chávez.
La fábrica de crimen, de Sandra Rodríguez, es un libro que nos ayudará a no olvidar el crimen y las circunstancias en que se dio. Un joven de 16 años ayudado por dos de sus compañeros de escuela, asesinó a sus padres y a su hermana, metió los cuerpos en una camioneta y les prendió fuego. Hizo todo lo posible por hacerlo parecer un ajuste de cuentas del crimen organizado,  estaba seguro de que jamás sería descubierto.
A partir de ahí, del crimen y las declaraciones del mismo Vicente, Sandra Rodríguez comienza a seguir un hilo que no piensa soltar, la historia de este joven que motivado por el alto nivel de impunidad que tiene la ciudad, decide que es fácil hacerlo, que no hay ley que se lo impida, que lo investigue y que lo encarcele, eso lo dice el mismo Vicente, no cree en la policía ni en la justicia.
Lo que me llama la atención en este libro, es que a pesar de la enorme madeja de incompetencia, impunidad, complicidades y corrupción que ha gobernado a nuestra ciudad en los últimos 20 años, Sandra Rodríguez no suelta el hilo con el que empieza esta historia, y  a pesar de atravesar esa compleja red de eventos que sacudieron esta ciudad, Rodríguez no quita el dedo del renglón: la impunidad es la causa de este crimen, y la impunidad es causada por otros crímenes demasiado comunes sin importar el partido que gobierne: negligencia, intereses políticos, corrupción, incompetencia, falta de preparación y un largo etcétera.
Durante el sexenio pasado se nos dijo hasta el cansancio que el tejido social estaba roto, que los valores se habían perdido y por eso Juárez, la primer ciudad que entró de lleno al desarrollo de la industria maquiladora, también había abandonado a sus hijos, y que sus padres habían empeñado el futuro de sus hijos por obtener mejores ingresos, ambas declaraciones resultan absurdas, pero normales entre las autoridades y gobiernos que han descuidado por décadas un derecho elemental de la ciudadanía: su seguridad.
Se les olvida a esos estudiosos y funcionarios, que la mujer no dejó el hogar por ejercer un derecho, sino porque un solo ingreso era insuficiente para sostener a una familia. Y en cuanto a lo primero, a la perdida de valores, ahí también ignoran algo elemental, los valores son opcionales, el saberlos no nos obliga a usarlos, ellos lo saben mejor que nosotros, al igual que sabemos que si hay algo que debe ser obligatorio y respetado es la ley.
El caso de Vicente es el primero que logra un impacto en la sociedad, tal vez, por ser un parricidio, o por la edad del homicida, la cobertura de los medios, pero lo que vendrá después es una generación de jóvenes asesinos reclutados por las organizaciones criminales que se disputan el control no sólo de la ciudad, sino de la policía municipal y el centro de rehabilitación para adultos (Cereso).
Leer La Fábrica del crimen de Sandra Rodríguez, es dar un vistazo rápido, pero profundo a la decadencia total de una ciudad, decadencia provocada por sus mismos gobiernos, en todos los niveles, pues las decisiones que afectan a Ciudad Juárez se toman desde los tres niveles de gobierno.
El libro cala hondo en varios sentidos, sólo nombraré tres: el primero es ver cómo la mayoría fingimos no darnos cuenta del avance del crimen organizado, los hechos y la información siempre estuvo ahí. El segundo es descubrir el pozo donde está sumergida la ley en México, la justicia y los programas de rehabilitación carcelaria, las tres son una perversa acumulación de omisiones, incompetencias e indiferencias absolutas, por no llamarlas complicidades o simple y llana corrupción, por último duele comprobar que Vicente León Chávez tenía razón, los homicidios perpetrados por el crimen organizado, jamás son investigados, hasta el día de hoy no se sabe en qué van las investigaciones de su asesinato, sucedido en agosto de 2009 donde fue acribillado junto a Iván Vital Castañón en un puesto de tacos, tenía apenas tres meses de haber salido del Cereso.
La verdad duele, pero esa no es razón para olvidarla, por eso insisto en que tenemos que hablar de Vicente.