Thursday, November 12, 2009



El Tesoro de la Sombra. Alejandro Jodorowsky

Siruela/De Bolsillo. 2007
El retorno al origen (y las intenciones) del cuento
Mi primer acercamiento a la obra de Alejandro Jodorowsky fue desastroso, el profesor de historia del arte nos presentó “La montaña mágica” como una obra maestra y para mi no fue otra cosa que una misa extraña de una religión desconocida con duración de tres horas y que por fortuna no tenía la obligación de verla en su totalidad, así que me salí a los treinta minutos, cuando comienzan a explotar los sapos.
Años después adquirí la “Antología Pánica” que publicó Joaquín Mortiz y que en un principio me pareció infumable, el ego de Jodorowsky en esos tiempos estaba más allá del cielo y sólo acudía a él cuando necesitaba algo que me sacara de quicio.
Poco a poco y ante la necesidad de encontrar una creencia religiosa menos pasiva y que no consistiera en un Dios que habita los cielos rascándose su panza infinita por los siglos de los siglos (imagino que cuando termine de rascarcela se acabará el mundo), volví entonces con más calma a Jodorowsky y a su mezcla de doctrinas orientales, las cuales siempre me han parecido más propositivas que las religiónes de origen cristiano.
Y si en algo destacan este conjunto de creencias es en la importancia del aprendizaje y la reflexión, desde hace miles de años los orientales encontraron en la fábula un método de enseñanza preciso que requiere atención y razonamiento, las cuales no son muy comunes en el ser humano, por lo tanto, estaban obligados a que las historias fueran atractivas y breves, como una explosión o una descarga eléctrica, si algo me ha gustado siempre de estas brevisimas narraciones, es que al contrario de la fábula europea que se vio en la necesidad de no ofender a nadie y usar animales para lograr sus propósitos didácticos, en oriente a todas las cosas se les llama por su nombre, lo cual considero es el principio universal de la honestidad, nombrar las cosas es adueñarse de ellas pero tambien es entenderlas, verlas como son. Asi que en estas historias los viejos son viejos, el panadero hace pan y el monje perezoso es un monje perezoso.
El tesoro de la sombra es la reunión de dos libros y casi doscientas historias breves, la mayoría brevisimas y no todas son de carácter didáctico, no en apariencia, pero la mayoría de ellas invitan a la reflexión y van más allá del simple acto de contar una historia.
La mayoría son fábulas conocidas, algunas son retomadas con ligeros cambios y otras sí son creación de Jodorowsky, esto se nota porque son las más extremas: madres que devoran a sus hijos, gente que se queda sin piel, escenarios apocalípticos, historias de muerte y destrucción, y tambien son un poco extensas en comparación con las demás, aparte en ellas se nota la mezcla de varías doctrinas, deidades y creencias, pero sobre todo su peculiar sentido del humor:

Santa Madre de Dios, cúrame a este niño. Anda siempre por el aire, nunca quiere tocar tierra. Flota en la casa como un globo, lo que es molesto para las visitas porque en cualquier momento puede orinarles el sombrero o mancharles la ropa con algo peor. Hace milagros idiotas: multiplica las arañas y las ratas. Además huele a rayos porque es imposible bañarlo: no quiere entrar en el agua e insiste en quedarse de pie sobre su superficie. Ayer volvió a la vida a un pollo asado. Sin plumas ni cabeza, ahora anda por ahí tropezando entre los muebles, perseguido por los gatos. ¡Hazlo normal, Virgen adorada, para que ya no le devuelva la vista a tanto hombre lúbrico! Esos que fueron ciegos pegan sus nuevos ojos saltones a los vidrios de mi ventana, dándose placeres manuales cuando en la noche me quito las enaguas. También al quejarnos de la sequía, nos hizo llover sobre las salinas. Y lo que es peor, Madre Inmaculada, durante la comunión convirtio las hostias en chorizos paara que alimentaran a los patipelados. ¡Por favor cúralo, Virvencita buena, limpiámelo del virus de la santidad!

El Tesoro de la sombra es un libro para los que disfrutan las historias cortas, pero tambien para quienes prefieren reflexionar sobre los actos ahí narrados, para quienes están aburridos de escuchar los mismos consejos baratos de autosuperación, aquí pueden encontrar el verdadero origen y razón de lo que ahora se ha convertido en vil patrañas en manos de charlatantes o para decirlo de otra forma, este libro es para los que prefieren comer un pescado entero en vez de uno enlatado, si lo que les urge es la novedad, despierten, tal cosa no existe. Pero si lo que quieren es tener algo de valor bajo la sombra de su cráneo, este libro puede ser un buen principio, un comienzo.


1 comment: